martes, 26 de agosto de 2008

Felicidad Sintética

Dan Gilbert (sicólogo, autor de "Stumbling on Happiness") muestra, en una charla en TED 2004 que los niveles de felicidad de una persona que gana la lotería y otra que queda parapléjica, medidos un año después de los eventos, son prácticamente los mismos.
Stumbling on Happiness
Por sorprendente que pueda sonar, este resultado pone de relieve que nuestra conducta instintiva es sobredimensionar el impacto de diferentes eventos en nuestro bienestar ("Impact Bias").



Gilbert argumenta que la verdadera fuente de nuestra felicidad es nuestra capacidad de sintetizar felicidad es decir, dar sentido a nuestras experiencias para sentirnos conformes, satisfechos con ellas. Esta idea es incluso subversiva, y el mismo lo plantea diciendo "qué clase de sistema económico podría funcionar si obtener o no obtener lo que queremos fuera indiferente?". Evidentemente no el actual....

Gilbert muestra también que la "felicidad sintética", no es distinguible de la "felicidad real", ya que al elegir cómo vivir nuestras experiencias, modificamos la forma como percibimos el mundo (nuestro sistema nervioso) y en consecuencia, nuestra percepción de los eventos cambió. La felicidad o desdicha que pensabamos sentir y que anticipamos con nuestro "simulador". ya no es tal.

Lo más interesante es la investigación sobre cómo algunos elementos circunstanciales potencian o inhiben nuestra capacidad para sintetizar felicidad frente a determinados eventos. Así, si tengo que elegir entre 2 fotografías muy significativas para mí, de manera que una de ella no la volveré a ver, transcurridos unos días la que elegí me gusta más. En cambio si esa opción era reversible, durante un plazo, el grupo estudiado muestra que nunca deja de amargarse por la opción de haber escogido "mal", incluso despues de vencido el plazo para cambiar de decisión.

Pero claramente, deseamos vivir en un mundo lleno de opciones... y he aqui una nueva trampa: el pasto de mi vecino es siempre más verde que el mío. O su mujer es más atractiva. Y si mi entorno social, estimula que yo busque "mi felicidad", me da muchas opciones para separarme o no castiga el adulterio... siempre viviré mirando el jardin de mi vecino!!

Es aqui donde el discurso del coaching puede ayudarnos.. ser obervadores de nuestros estados de ánimo, nuestros intereses, ser capaces de diseñar nuestra identidad. El discurso de la sicología positiva (hasta donde lo conozco) nos deja a merced de nuestra "actitud", de cómo podemos ser más positivos para tomarnos las cosas. Tal vez un sicólogo puede aportar mucho al debate aqui...


Blogged with the Flock Browser

sábado, 16 de agosto de 2008

Una muy buena noticia...

En el artículo de El Mercurio ya mencionado, se destacaba tabmién la iniciativa de ComunidadMujer de acreditar aquellas empresas que tengan mejores prácticas de equilibrio entre trabajo y vida familiar. Esta iniciativa se basa en el programa "When Work Works" del Families and Work Institute, y que cuenta con el patrocinio de la fundación Alfred P. Sloan Foundation y otras entidades.

Pueden ver màs detalles directamente en el sitio de Comunidad Mujer, pero sin lugar a dudas es una noticia destacable, toda vez que promueve el debate y la acción en nuestra sociedad para lograr un mayor equilibrio en nuestras vidas.


Blogged with the Flock Browser

jueves, 14 de agosto de 2008

Estamos rodeados...

Los temas que hemos comentado en este blog están por todas partes, basten estos dos ejemplos de ayer miércoles:

- The Economist comenta el libro " Factory for Unhappy People", tìtulo que hace referencia a la Harvard Business School,  capital mundial del management y una de las escuelas de negocios más prestigiosas del mundo. Escrito por Philip Delves Broughton, periodista inglés graduado de MBA de dicha escuela, es más bien crítico - según la revista - de 2 defectos en la enseñanza: el primero, que educa a sus alumnos como si estuvieran capacitados para resolver cualquier problema de la humanidad, y el segundo que "muchos de ellos parecían destinados para carreras que les dejarían ningún espacio para ser felices en su vida personal". Es elocuente la cita acerca del ejecutivo de Goldman Sachs con 4 matrimonios a cuestas y con apariencia de total derrota.

Les recomiendo ver la columna en The Economist, y sobre todo, leer los comentarios en el blog.

- El segundo ejemplo es el estudio publicado por Chilescopio sobre los estilos de vida de los chilenos. En una lectura rápida, vemos que los chilenos y chilenas en general (salvo los adultos mayores) perciben que no tienen suficiente tiempo libre. Además de eso, entre las mujeres que trabajan se puede apreciar que no son más felices que las que no trabajan, pese a que tienen una mejor percepción de sí mismas. (Ver estudio aqui)

Para no quedar con un gusto amargo, les recuerdo el discurso de Steve Jobs en Stanford en 2005, que entrega una mirada inspiradora acerca de lo que es realmente importante en la vida. Si no lo han visto, o quieren verlo de nuevo, está disponible en YouTube, aqui (en inglés).

Que lo disfruten.


Blogged with the Flock Browser

martes, 12 de agosto de 2008

La Trampa Económica Actual

Hoy por hoy, en Chile al menos, es frecuente escuchar que nos quejamos de que "no tenemos tiempo", que "solo trabajamos" y que eso deteriora nuestra relaciones de pareja, con nuestros hijos. Al mismo tiempo, sabemos que no podemos dejar de trabajar con esa intensidad, porque "tenemos que pagar las cuentas" y nuestras deudas, pagando un alto costo personas por ello, con crecientes grados de insatisfacción. Un ejemplo reciente se puede ver en esta noticia publicada el sábado 9 por El Mercurio.

¿Por qué aceptamos vivir de este modo? ¿Existe alguna alternativa que nos haga potencialmente más felices?

Esta pregunta hace tiempo de da vueltas y a la luz de lo que ya mencionamos en un posteo anterior, esto tiene que ver con nuestra manera de evaluar nuestra felicidad, comparándonos con otros y con la lógica del dilema del prisionero.

Veamos. En teoría nadie nos obliga a trabajar muchas horas, para ganar mucho dinero, para comprar muchas cosas que no siempre podemos disfrutar (porque el tiempo y la energía los agotamos trabajando). Sin embargo vivimos en un discurso acerca de lo que nos hace felices que está relacionado con el consumo, con el acceso a bienes y servicios que nos generen mayor utilidad.

Y evaluamos nuestra felicidad (en parte) comparándonos con nuestros vecinos. Entonces, si mi vecino acaba de comprarse una 4x4 nueva y construyó una mansarda, ahora yo soy menos feliz. Y me veo empujado a trabajar más duro, más horas para intentar ganar el dinero extra que me permita, a lo menos, igualarme a mi vecino.

Pero al hacerlo, contribuyo a crear un ambiente más competitivo y más agresivo entre mis pares en el trabajo y con mis competidores, el desgaste emocional que todo eso me genera y las horas extras de tabajo, me llevan a afectar mis relaciones personales: pareja, hijos, padres, amigos etc. ¿A alguien le sorprende que algunos hablen de la epidemia de la soledad, si ese es el paradigma de un profesional moderno?

Y por supuesto, medimos el producto bruto de nuestro trabajo adicional: productividad, ventas, rentabilidad, PIB, pero no incluimos el costo personal y social de generar este producto. ¿Y que pasa si renunciamos a esta carrera desenfrenada? Casi con seguridad no seremos premiados por nuestra empresa (no ascendemos, no hay aumento de sueldo) y bien podemos ser despedidos o reubicados para que alguien más haga lo que nosotros no quisimos hacer. Somo castigados.

Así, es facil entender que no estemos contentos pero no podamos salir de esta trampa. En el fondo sabemos que existe una alternativa más beneficiosa para todos, pero los incentivos del juego nos llevan, casi nos obligan, a elegir esta opción desfavorable (equilibrio de Nash).

Incluso, algunos afirman que este estado de cosas fue diseñado justamante para maximizar el producto y la ocupación, descansando sobre algunos conceptos clave, como la "Obsolescencia Planificada" que facilitan que esta rueda siga girando. ¿Alguien recuerda que los refrigeradores duraban 20 años? Hoy apenas duran 3 o 4 y las cosas ya no se reparan, se botan y compramos nuevas. (Para más detalle les recomiento ver el video interactivo "Story Of Stuff"). 

¿Tenemos Alternativa?

 Imaginemos ahora un mundo donde colectivamente eligiéramos no entrar en el dilema de la productividad. Es decir no estamos dispuestos a competir ferozmente y trabajar muchas horas adicionales para ganar más dinero, con las consecuencias ya vistas. En un primer momento comenzaríamos a disfrutar más de nuestra vida, llegaríamos más temprano a casa, haríamos más deporte, compartiríamos más con nuestros amigos. Hasta aqui todo bien, pero...

Nuestro trabajo depende de una empresa que compite con otras en un mercado global, donde hay otros profesionales como nosotros, los que no han elegido salir del dilema de la productividad. Para ellos, "nos estamos quedando atrás", somos un blanco fácil para ellos, que lograrán mayores productividades, mayores innovaciones, mejores productos a menores costos. Las ventas de nuestra empresa cae y si nosotros seguimos sosteniendo nuestra opción anti-productiva, en algún momento la empresa deberá cerrar y con ella nuestro empleo y fuente de ingresos.

Así seremos empujados a un mundo de menores ingresos, menor protección social (no hay ISAPRE, ni AFP, sólo los programas estatales) y eventualmente pobreza, que ya sabemos, es una de las fuentes de infelicidad más extendida.

Esta situación e intentado resumirla en esta figura,

 


Haz Click Aqui si quieres proponer un cambio a esta figura (requiere incripción en Chilefeliz.net).


Como se aprecia, el dilema del prisionero nos deja indefensos, por cualquiera de las 2 vías, terminamos más infelices. No podemos escapar a esta lógica en forma unilateral y los costos de nuestra situación actual son muy altos. Parece claro que un mundo diferente requiere más que un simple esfuerzo colectivo por disminuir las horas trabajadas, sino más bien cambiar el paradigma sobre el cual está construida nuestra sociedad. Pero ese un tema mayor, que escapa a mi modesto entendimiento, al menos por ahora.

Los invito a comentar esta mirada.

------


PS: Manfred Max-Neeef hace un interesante argumento contra los valores de productividad y eficiencia en una breve entrevista en BigPicture.tv. Ver Aqui

Blogged with the Flock Browser

lunes, 11 de agosto de 2008

La Vaina de La Felicidad

Buscando noticias de hace unos meses sobre la Felicidad en Chile encontré esta columna "Perdone lo poco" de Liberty Valance (¿Quien será? el autor) que publica El Mercurio en su revista El Sabado. Mientras preparo mi proximo post, les dejo el link para que se diviertan un poco.

"La Vaina de la Felicidad" (16 Julio) Ver Aqui