martes, 26 de agosto de 2008

Felicidad Sintética

Dan Gilbert (sicólogo, autor de "Stumbling on Happiness") muestra, en una charla en TED 2004 que los niveles de felicidad de una persona que gana la lotería y otra que queda parapléjica, medidos un año después de los eventos, son prácticamente los mismos.
Stumbling on Happiness
Por sorprendente que pueda sonar, este resultado pone de relieve que nuestra conducta instintiva es sobredimensionar el impacto de diferentes eventos en nuestro bienestar ("Impact Bias").



Gilbert argumenta que la verdadera fuente de nuestra felicidad es nuestra capacidad de sintetizar felicidad es decir, dar sentido a nuestras experiencias para sentirnos conformes, satisfechos con ellas. Esta idea es incluso subversiva, y el mismo lo plantea diciendo "qué clase de sistema económico podría funcionar si obtener o no obtener lo que queremos fuera indiferente?". Evidentemente no el actual....

Gilbert muestra también que la "felicidad sintética", no es distinguible de la "felicidad real", ya que al elegir cómo vivir nuestras experiencias, modificamos la forma como percibimos el mundo (nuestro sistema nervioso) y en consecuencia, nuestra percepción de los eventos cambió. La felicidad o desdicha que pensabamos sentir y que anticipamos con nuestro "simulador". ya no es tal.

Lo más interesante es la investigación sobre cómo algunos elementos circunstanciales potencian o inhiben nuestra capacidad para sintetizar felicidad frente a determinados eventos. Así, si tengo que elegir entre 2 fotografías muy significativas para mí, de manera que una de ella no la volveré a ver, transcurridos unos días la que elegí me gusta más. En cambio si esa opción era reversible, durante un plazo, el grupo estudiado muestra que nunca deja de amargarse por la opción de haber escogido "mal", incluso despues de vencido el plazo para cambiar de decisión.

Pero claramente, deseamos vivir en un mundo lleno de opciones... y he aqui una nueva trampa: el pasto de mi vecino es siempre más verde que el mío. O su mujer es más atractiva. Y si mi entorno social, estimula que yo busque "mi felicidad", me da muchas opciones para separarme o no castiga el adulterio... siempre viviré mirando el jardin de mi vecino!!

Es aqui donde el discurso del coaching puede ayudarnos.. ser obervadores de nuestros estados de ánimo, nuestros intereses, ser capaces de diseñar nuestra identidad. El discurso de la sicología positiva (hasta donde lo conozco) nos deja a merced de nuestra "actitud", de cómo podemos ser más positivos para tomarnos las cosas. Tal vez un sicólogo puede aportar mucho al debate aqui...


Blogged with the Flock Browser

3 comentarios:

Mónica Arroyo dijo...

Hola Francisco, será que el ser humano vino al mundo para buscar infelizmente la felicidad???, no es una pregunta muy feliz eh!!!, También me atrae mucho el tema, un día fui a un seminario de la felicidad que dictaban en la UC. la pregunta era, "¿Todo tiempo pasado fue mejor?, en busca de la felicidad", varios estudiosos planteaban que hace varios años la gente era más felíz que hoy. El motivo, menos consumismo, menos competitividad, menos segmentación de la sociedad, etc. Mostraban imágenes de los años 30-40, en donde se era felíz cuando un niño lograba la mayoría de edad, con una dominical reunión familiar, la gente fallecía a corta edad por lo tanto, al parecer disfrutaban cada día. Será que la sociedad actual nos aleja del camino para ser felices??, será que nos agrada complicarnos la vida???, quién es más felíz, el que tiene muchos bienes, el que logra éxito laboral??, será que podemos ser felices a diario disfrutando de... un gesto amable, de la sonrisa de un niño, del sol en primavera. Creo que la connotación de que es ser felíz es personal....pueden ser unas más válidas que otras...en fin... sólo sé que algunos eligen ser felices y otros eligen no serlo.

Claudia dijo...

Yo no creo que uno elija no ser feliz, hoy estamos consientes que no somos felices, nos distanciamos de las necesidades y los ciclos básicos y tenemos más tiempo y mas formas de considerar la felicidad, en muchos casos en forma de todo lo que deseamos y no tenemos.
Todos queremos ser felices, solo que no sabemos como lograrlo o mejor dicho no lo logramos con somos….

Ema dijo...

Qué temón este de la felicidad...creo que nunca es suficiente reflexión al respecto...
Comparto eso de que hoy estamos más conscientes de que no somos felices...y que con tanto avance tecnológico y material nos hemos ido enajenando cada vez más...pero creo que eso es una oportunidad...de crecer aún mas de lo que lo hicieron las generaciones pasadas...de expandir más aun los límites de nuestra consciencia y encontrar caminos más simples y profundos donde hallar la felicidad...contemplando la sencillez de la vida..

Saludos!